Attyck tiene una historia propia, como la puede tener cualquier otro grupo en el que el componente humano es esencial para poner en funcionamiento una nueva empresa. 

Attyck presenta su marketplace de arte teniendo en cuenta que el mecanismo de trabajo por el que ha crecido es el de la unión de valores que el equipo fundacional ha considerado, de manera tácita, idóneos: Profesionalidad, Sensibilidad y Respeto.

El por qué se unen personas que proceden de ámbitos profesionales tan diversos —como pueden ser grandes corporaciones; empresas relacionadas con la cultura en su sentido más amplio; emprendedores de startup, y artistas—, forma parte de ese aspecto mágico con el que la vida nos sorprende de vez en cuando. En este sentido, la causalidad ha hecho que varias personas con sensibilidades complementarias y en coordenadas geográficas distintas, piensen lo mismo y al mismo tiempo, y decidan unirse para formar lo que a partir de hoy se conoce como Attyck. Sus fundadores lo han imaginado como una plataforma que se nutre de propuestas artísticas en donde tienen cabida el arte, las ideas, y las ideas sobre el arte. Attyck nace del convencimiento de haber creado una empresa con alma.

Producto añadido al wishlist