• Nuevo
Paisaje de Asturias

Paisaje de Asturias

5.200 €

Detalles del producto

Disciplina
Pintura
Obra única
Edición limitada
No
Técnica
Acrílico
Dimensiones
50 x 65 cm

Descripción

La obra

Acrílico sobre cartón.

El artista
Gijón (España)
Gijón, 1920-1990

«Toda obra de arte es una tentativa de retorno al paraíso perdido de la infancia, y por esa razón el artista que vive en el exilio está doblemente exiliado. Por eso mi obra es una permanente reflexión sobre España en la lejanía. Seré siempre un exiliado porque el exilio impone carácter». O. P.

Orlando Pelayo fue un artista con un gran éxito internacional, representativo de la llamada Escuela Española de París. La Guerra Civil le sorprende con 16 años, se alista voluntario para defender la legalidad republicana y colabora con ilustraciones y carteles. En 1939 se embarca junto a su padre a Orán, rumbo al exilio. Allí son internados en un campo de concentración de la Argelia francesa en manos de la administración nazi. Allí se dedica a pintar y tras su liberación comienza a frecuentar a intelectuales francoargelinos como Albert Camus, con quien mantendrá una gran amistad durante toda su vida. En 1946, sus cuadros cuelgan al lado de los de Picasso y Matisse en el Museo de Orán, una muestra del reconocimiento del que ya disfrutaba en su fructífera etapa en Orán.
En 1947 se traslada a vivir a París en donde se consagra como uno de los más geniales y reconocidos representantes de la Escuela de París. Realizó exposiciones individuales en prestigiosas galerías de Orán, Argel, París, Suecia, Tokio, Munich y España. Además de participar en colectivas en Helsinki, Londres, Nueva York, Berlín, Amsterdam, Mexico, Bruselas o Praga. El gobierno francés lo tentó en varias ocasiones con la nacionalidad francesa, propuesta que siempre rechazó. Esta negativa no impidió que en 1984 fuera nombrado Oficial de la Orden de las Artes y las Letras por el Estado Francés, la máxima distinción a artistas e intelectuales. Tras su fallecimiento se realizó una gran exposición antológica en el ayuntamiento parisino, que contó con la presencia del entonces alcalde y futuro presidente de la República Jaques Chirac. En 1987 Pelayo hizo una gran donación al Museo de Bellas Artes de Asturias: 27 óleos, 6 esculturas y varios grabados. En 1990, poco antes de morir, amplió esta donación con 22 acuarelas. Su obra está presente en grandes museos internacionales de 14 países, así como en cientos de colecciones privadas de todo el mundo.

(Texto extraído de un artículo de Pablo García Pando).
Producto añadido al wishlist